Sal 59, 3. 4-5. 12-13 

Sal 59, 3. 4-5. 12-13 
R. Que tu mano salvadora, Señor, nos responda.

Oh Dios, nos rechazaste y rompiste nuestras filas 
estabas airado, pero restáuranos. R.

 

Has sacudido y agrietado el país: 
repara sus grietas, que se desmorona. 
Hiciste sufrir un desastre a tu pueblo, 
dándole a beber un vino de vértigo. R.

Oh, Dios, nos has rechazado 
y no sales ya con nuestras tropas. 
Auxílianos contra el enemigo, 
que la ayuda del hombre es inútil. 

Con Dios haremos proezas, 
él pisoteará a nuestros enemigos. R.

Close