Consagración personal a San José – Autor del texto: Antonilo Yagüe Ballester

   Consagración personal a San José

   San José, Padre de Dios y Padre nuestro. En presencia de tu hijo Jesús Sacramentado y de María tu Esposa, Mujer del Apocalipsis, Inmaculada de Guadalupe, pongo en tu Corazón todo aquello que soy y tengo, para que lo purifiques y presentes en unión con María y Jesús a Dios Uno y Trino como ofrenda de amor. Con la entrega de mi ser, deseo adorar y alabar a Dios Padre Creador, a Dios Hijo Redentor y a Dios Espíritu Santo Santificador. Asimismo por tu paternal intercesión pido perdón a Dios por mis pecados, ofensas y negligencias y las gracias que necesito para servir con docilidad y prontitud a los deseos divinos para mi vida.

   Espero de tu ilimitada capacidad de intercesión ante Dios, como Padre virginal de Jesús, me obtengas:

  • Un espíritu de oración continúa en medio de las circunstancias de mi vida ordinaria, para descubrir en ellas la amabilísima Voluntad de Dios.
  • La ayuda para que complete en mí lo que falta a las tribulaciones de Cristo en favor de su Iglesia, y así quede yo purificado ante Dios y finalice pronto el tiempo de dura prueba que sufre la Iglesia.
  • Un aumento de las virtudes sobrenaturales y especialmente de la fe, esperanza y caridad, que me lleve a confiar ilimitadamente, amar y sostener a todos los que me rodean.
  • El aumento de los dones divinos en especial del don de Sabiduría que forma Amigos de Dios y el don de vivir en la Divina Voluntad que nos lleva a recomponer el amor y gloria debida a Dios en toda la historia

    Asimismo, te pido que en mi caminar por la vida sepa:

  • Dar a la Eucaristía cada día más importancia, adorando, agradeciendo, acompañando y reparando hasta obtener el don de ser transformado yo mismo en Eucaristía viviente
  • Nacer de nuevo, forjado como hijo espiritual en el Corazón Inmaculado de María tu amadísima Esposa
  • Ser como niño ante Dios, para ascender con prontitud al Corazón de Dios y recibir su plena inhabitación Trinitaria
  • Poner la luz de Jesús en el candelero para alumbre a todos los hombres y glorifiquen con sus obras al Padre celestial
  • Aprender a no juzgar por apariencias y amar a todos como los ama el Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María

    Por último, especialmente te pido que en estos tiempos ya cercanos de la nueva Venida de tu Hijo Jesús:

  • Cuides de nuestras familias y reconcilies el corazón de todos los padres con los hijos, de los hijos con los padres y de los esposos entre sí.
  • Nos hagas comprender, amar y desear las verdades escatológicas referentes al Reino Eucarístico de Cristo, de modo que iluminemos con el conocimiento de las profecías, no seamos engañados por el Maligno, sobrellevemos las circunstancias de la Tribulación y lleguemos a la nueva Tierra en que libres del pecado y de la muerte alabemos por siempre a la Trinidad del Cielo y a la trinidad de la tierra.

  Pongo todos estos deseos en tu Sagrado Corazón y los pido por Jesucristo tu Hijo y Nuestro Señor.

  Amén

San José, Padre virginal de Jesús. Ruega por nosotros

San José, Icono del Padre y Padre de nuestras Familias. Ruega por nosotros.

San José, sacerdote Patriarcal y Custodio de Jesús. Ruega por Nosotros

San José, Protector de la Santa Iglesia. Ruega por nosotros

San José, Custodio de la Eucaristía. Ruega por nosotros

San José, Maestro de vida interior. Ruega por nosotros

San José, Asunto al Cielo. Ruega por nosotros.

San José, Padre de Dios y Padre nuestro. Ruega por nosotros.

          Dios te salve José, lleno eres de gracia, el Señor está contigo, bendito tú eres entre todos los hombres, y bendito es el fruto del vientre de tu santísima Esposa la Virgen María, Jesús.

        Santo José, padre de Dios y padre nuestro, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

Autor del texto: Antonio Yagüe Ballester

Close