SALMO 117

 ¡Alaben al Señor, todas las naciones,

glorifíquenlo, todos los pueblos!

2 Porque es inquebrantable su amor por nosotros,

 y su fidelidad permanece para siempre.

¡Aleluya!