SALMO 97

¡El Señor reina! Alégrese la tierra,

regocíjense las islas incontables.

2 Nubes y Tinieblas lo rodean,

la Justicia y el Derecho son la base de su trono.

3 Un fuego avanza ante él

y abrasa a los enemigos a su paso;

4 sus relámpagos iluminan el mundo;

al verlo, la tierra se estremece.

5 Las montañas se derriten como cera

delante del Señor, que es el dueño de toda la tierra.

6 Los cielos proclaman su justicia

y todos los pueblos contemplan su gloria.

7 Se avergüenzan los que sirven a los ídolos,

los que se glorían en dioses falsos;

todos los dioses se postran ante él.

8 Sión escucha y se llena de alegría,

se regocijan las ciudades de Judá,

a causa de tus juicios, Señor.

9 Porque tú, Señor, eres el Altísimo:

estás por encima de toda la tierra,

mucho más alto que todos los dioses.

10 Tú amas, Señor, a los que odian el mal,

proteges la vida de tus fieles

y los libras del poder de los malvados.

11 Nace la luz para el justo,

y la alegría para los rectos de corazón.

12 Alégrense, justos, en el Señor

y alaben su santo Nombre.