B. MARY VIRGIN OF GUADALUPE – NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE – PATRONA DE MÉXICO Y EMPERATRIZ DE LAS AMÉRICAS

  • por

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE – PATRONA DE MÉXICO Y EMPERATRIZ DE LAS AMÉRICAS

Un sábado de 1531 a principios de diciembre, un indio llamado Juan Diego, iba muy de madrugada del pueblo en que residía a la ciudad de México a asistir a sus clases de catecismo y a oír la Santa Misa.

Al llegar junto al cerro llamado Tepeyac amanecía y escuchó una voz que lo llamaba por su nombre.

Él subió a la cumbre y vio a una Señora de sobrehumana belleza, cuyo vestido era brillante como el sol, la cual con palabras muy amables y atentas le dijo: «Juanito: el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive. Deseo vivamente que se me construya aquí un templo, para en él mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los que me invoquen y en Mí confíen. Ve donde el Señor Obispo y dile que deseo un templo en este llano. Anda y pon en ello todo tu esfuerzo».

De regresó a su pueblo Juan Diego se encontró de nuevo con la Virgen María y le explicó lo ocurrido. La Virgen le pidió que al día siguiente fuera nuevamente a hablar con el obispo y le repitiera el mensaje. Esta vez el obispo, luego de oir a Juan Diego le dijo que debía ir y decirle a la Señora que le diese alguna señal que probara que era la Madre de Dios y que era su voluntad que se le construyera un templo.

De regreso, Juan Diego halló a María y le narró los hechos. La Virgen le mandó que volviese al día siguiente al mismo lugar pues allí le daría la señal. Al día siguiente Juan Diego no pudo volver al cerro pues su tío Juan Bernardino estaba muy enfermo. La madrugada del 12 de diciembre Juan Diego marchó a toda prisa para conseguir un sacerdote a su tío pues se estaba muriendo. Al llegar al lugar por donde debía encontrarse con la Señora prefirió tomar otro camino para evitarla. De pronto María salió a su encuentro y le preguntó a dónde iba.

El indio avergonzado le explicó lo que ocurría. La Virgen dijo a Juan Diego que no se preocupara, que su tío no moriría y que ya estaba sano. Entonces el indio le pidió la señal que debía llevar al obispo.María le dijo que subiera a la cumbre del cerro donde halló rosas de Castilla frescas y poniéndose la tilma, cortó cuantas pudo y se las llevó al obispo.

Una vez ante Monseñor Zumárraga Juan Diego desplegó su manta, cayeron al suelo las rosas y en la tilma estaba pintada con lo que hoy se conoce como la imagen de la Virgen de Guadalupe. Viendo esto, el obispo llevó la imagen santa a la Iglesia Mayor y edificó una ermita en el lugar que había señalado el indio.

Pio X la proclamó como «Patrona de toda la América Latina», Pio XI de todas las «Américas», Pio XII la llamó «Emperatriz de las Américas» y Juan XXIII «La Misionera Celeste del Nuevo Mundo» y «la Madre de las Américas».

La imagen de la Virgen de Guadalupe se venera en México con grandísima devoción, y los milagros obtenidos por los que rezan a la Virgen de Guadalupe son extraordinarios.

B. MARY VIRGIN OF GUADALUPE

The meeting with Juan Diego

In 1531, the Blessed Virgin Mary appeared to Juan Diego, an Aztec who converted to Christianity. At that time Mexico was shaken by violence and continuous violations of human rights and dignity. Indigenous people, in particular, suffered serious discrimination.

The Marian apparitions consolidated the encounter between the indigenous peoples and Christ. Mary presented herself as the «Mother of the true God» and she chose Juan Diego to be her messenger. In fact, he reported that Our Lady told him to build a sanctuary at the place he had seen her. The bishop refused to believe him. Then, on December 12th, 1531, in midwinter, Our Lady caused fragrant roses to grow on that spot. Juan Diego collected the flowers in his cloak. When he opened the cloak, the image of Mary on the fabric appeared before the bishop. She is portrayed as a young indigenous woman, which is why the faithful still call her the «Virgen morenita» (the “Brown Virgin”).

The tilma

The tilma, or mantle, is made from coarse fibers of the Manguey cactus, used in Mexico by indigenous people to make clothing. The Virgin has a dark complexion and wears a pink tunic. She is surrounded by rays of the sun and stands on the moon. An angel appears at her feet.

Mary’s gaze

In the image imprinted on the mantle, Mary’s eyes reflect all the characteristics of the human eye. Extraordinary details are reflected in her eyes, images that are so small they have to be magnified up to two thousand times in order to identify them. An indigenous family group appears in the right eye: they are a woman with a child on her shoulder and a man in a hat that looks like a sombrero. In the left eye appears an elderly man with a beard, identified as the bishop. It is as though this is what Mary would have seen through her eyes at the moment Juan Diego opened his cloak in front of the bishop and the Marian image was revealed for the first time.

The Sanctuary

Mary turns her gaze upon the oppressed and suffering, in particular. Every year, millions of pilgrims visit the shrine of Our Lady of Guadalupe in Mexico where the mantle (tilmàtli) is kept. Juan Diego was proclaimed a saint on July 31st, 2002, by Pope Saint John Paul II and the present Basilica was built in 1976.

MEXICO

ACADEMIA MEXICANA DE LA LENGUA

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE – PATRONA DE MÉXICO Y EMPERATRIZ DE LAS AMÉRICAS 

GASTRONOMÍA DE MÉXICO

CIUDADES HERMANAS: MADRID – CIUDAD DE MÉXICO

CIUDAD DE MÉXICO – CAPITAL DE MÉXICO

MONTERREY

GUADALAJARA

RUTA MAYA

NAVIDAD EN MÉXICO

RUTAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA

Con la colaboración de :